Interés General

“La Alegría”. Una mejora para comenzar a vivir.

Hola, algunos de ustedes ya me conocen, para los que no, me llamo Lilly, por naturaleza soy feliz… en este parchís de la vida, soy la tercera hija de 6 hermanos, nací en el país catalogado el más feliz del mundo… Costa Rica (pero esta no es la clave),crecí rodeada de naturaleza en una familia ̈normal ̈si es que la normalidad existe; desde muy pequeña y creo recordar que por mis padres, crecí en un hogar alegre, de la mano del amor y valores como el respeto, la generosidad y la empatía; entusiasta, inquieta, curiosa, pizpireta y arriesgada tuve una infancia bastante buena, feliz…

Mi ilusión por conocer nuevos mundos y mi curiosidad me llevaron a viajar por muchos países, esto me dio muchas alegrías, y alguna que otra tristeza, pero en ellas también hay una enseñanza positiva, siempre, siempre, siempre, por más difíciles que sean las situaciones salimos de ellas; son experiencia que suman y debemos admitir que también sentimos felicidad en el preciso momento que suspiras y sueltas la tensión, y te das cuenta que ya ha pasado, das gracias a quién o en lo que sea que creas, Dios, ala, buda, el universo, que se yo… quien sea, pero agradeces que la situación se ha resuelto, en ese momento sientes gratitud y felicidad.

Mi tablero del parchís, después de tanto viajar, me trajo a España, donde vivo hoy, en Villajoyosa, un pueblito de pescadores que tiene su encanto en la provincia de Alicante; tengo un marido estupendo que desde hace más de 22 años me acompaña y apoya sin cuestionar mis proyectos y decisiones; cada vez que le cuento sobre un nuevo proyecto su respuesta es, “si eso te hace feliz, adelante” …

También tengo una hija maravillosa que me divierte y sorprende cada día con sus ideas y locuras de adolecente, ambas son el amor de mi vida y mi energía, esa que me recarga la pila y me muestra que vale la pena vivir cada día con alegría.

Y es justo de eso que les voy a hablar hoy, muchas de las personas que me conocen saben que soy una persona positiva, alegre, entusiasta… todo eso que era de niña, aún sigue latente en mí.

Hoy quiero hacerte una pregunta, a tí que me lees, que me escuchas.

¿Alguna vez has visto la vida desde una perspectiva distinta, donde seas capaz de poner ilusión y alegría a todo lo que haces cada día, todos los días? te voy a decir un secreto. si es posible, y no es difícil.

Yo lo hago desde hace algunos años, todo comenzó de manera inesperada, me vi obligada a salir de mi zona de confort por un tema laboral inesperado, de repente todo cambió y tuve que re-dirigir y tomar el control de mi vida laboral, ya que había dejado que otros decidieran por mí.

Fue entonces cuando me pregunté por primera vez en muchos años ¿qué quería hacer?, laboralmente hablando.

Entonces descubrí que mi felicidad solo dependía de mí, el seguir y poder estar donde yo quería estar, el desempeñar un trabajo donde me sintiera realizada como profesional y como persona, en el que podía crecer cada día, esto me hacía feliz y me daba bienestar, entonces, si ese era mi sitio, el mío, es donde yo tenía que estar, y que hice, buscar recuperar mi sitio, porque es donde yo quería estar.

Siempre he pensado y creo firmemente que sea cual sea el trabajo que desempeñe una persona, debe hacerse con amor, con alegría y cada día con una actitud positiva, si no es así el trabajo se vuelve tedioso y se convierte en un calvario y esto no es bueno laboral ni emocional para nosotros, esto puede desencadenar muchas enfermedades comenzando por el estrés.

Quiero que sepan que yo no soy de otro planeta, yo, como todas las personas tengo días de bajón y puedo estar menos alegre, pero aún en esos momentos. me paro y me digo. me pregunto, porque hoy no estoy alegre? y es entonces cuando busco cual es la situación que me está causando esa apatía, la causante de mi preocupación, entonces paro; pienso siento, y así descubro el motivo, ya sea emoción o acción y lo atiendo en ese momento; y después actúo en consecuencia; lo que me hace dejar de preocuparme, porque en su lugar me ocupo. Siempre me encuentro con dos situaciones; 1- puedo solucionarlo porque depende de mí, lo hago, 2- si no se puedo solucionar en el momento, lo coloco en la agenda en el día que le debo poner atención y entonces será ese el momento de ocuparme.

Me gusta ver la vida en colores, yo creo y pienso que somos los únicos responsables de nuestra felicidad y que ésta sólo depende de nosotros; el concepto de tener o no un mal día, de ser entusiasta y feliz cada día, esto solo depende de mí.

Todos habéis oído hablar del ejemplo del vaso medio vacío o medio lleno… pues para mí siempre está medio lleno, y así me tomo la vida.

La felicidad se aprende si la entrenamos, la felicidad puede transformar nuestro cerebro para ser más felices; recordemos que la felicidad no es lo que nos pasa, es lo que hacemos, o cómo miramos lo que nos pasa.

Las situaciones serán según cómo las miremos, si las miramos como un problema o las miramos como una solución.

Podemos educar nuestra mirada, solo hay que saber mirar y saber amar. Si uno mira amablemente las circunstancias uno quiere más, y querer más siempre es bueno para el cuerpo y para el corazón. Así nuestra mirada estará llena de optimismo y esperanza y no re rencor y odio.

Esto me lleva a la conclusión de que los seres humanos podemos cambiar nuestra forma de ver la vida y la verdad, resulta fácil si ponemos de nuestra parte, lo único que tenemos que hacer es querer dar ese paso, un paso que además no cuesta dinero, por lo contrario, ganamos en salud…en relaciones… en productividad, es un chollo, y todo ello con sólo querer vivir agradecidos y con alegría, solo cambiando la manera de tomar de nuestras decisiones, de cómo veamos las situaciones que nos pasan, lo que la vida nos pone de frente, lo que sucede no determina cómo nos sentimos, lo que nos determina es lo que hacemos y cómo afrontamos esas situaciones, que hacemos con ellas y nuestro comportamiento; como reaccionamos a nuestras emociones.

Hace unos años escuché una charla de la doctora Marian Rojas-Estapé sobre ̈los telómeros” y ello me hizo reflexionar sobre la forma de ver la vida, la doctora decía que: Los telómeros son secuencias repetitivas de ADN situadas en los extremos de los cromosomas. Su función es la de proteger a los cromosomas del deterioro, ayudando a mantener su estabilidad y su integridad, éstos con el paso del tiempo, se van acortando de manera natural, ya que cada vez que una célula se divide, una porción de telómeros no se replica. Como es normal en mí, me puse a indagar, hoy en google todo se puede encontrar.

Entonces también descubrí que hay ciertos factores como el tabaquismo o el estrés psicológico que pueden influir negativamente en la longitud de los telómeros y en la velocidad a la que éstos se acortan. A medida que éstos se hacen más cortos, las células envejecen y mueren más rápido.

Se suelen comparar con los protectores de puntas de los cordones de un zapato. Si se pierden estos protectores, las puntas del cordón empiezan a deteriorarse.

Lo mismo ocurre si el telómeros se va desgastando: los cromosomas, como consecuencia, sufren daños, llevando a cambios genéticos no deseados. Unos telómeros cortos se relacionan directamente con el envejecimiento y el desarrollo de enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, etc. Por otra parte, existe una enzima, la telonera, que es capaz de mantener los telómeros y reparar aquellos que son cortos.

Esto lo descubrí indagando en un estudio publicado en 2013 en “The Lancet Oncology” que corrobora que cambios positivos en el estilo de vida, como mejorar la dieta, practicar ejercicio de forma moderada y disminuir el nivel de estrés.

Además del estrés, resulta impactante saber que el estado emocional influye en el estado físico, y la relación se observa a nivel celular: el estrés crónico acorta los telómeros, y el cortisol constante reduce además la activación de telomerasa, entonces lo contrario al estrés que es la alegría y el bienestar producen la activación de la telomerasa y ayuda a alargar los telómeros, lo que significa más años de vida, una razón más para vivir con alegría.

O sea, si puedo lograr no sufrir de estrés y además soy capaz por medio de la inteligencia emocional de canalizar mis emociones y tener una buena gestión emocional, podré activar la telomerasa… o sea que se puede vivir más tiempo y con una mejor calidad de vida

La alegría cambia nuestro cerebro, la ilusión cambia nuestro cerebro, nos da más hormonas positivas como la dopamina, la serotonina, la endorfina y la oxitocina, lo que hace que nuestras estructuras cerebrales se amplían; haciendo que a la zona de resolución del problema reciba más riego sanguíneo, nuestra epigenética cambia con tan solo ser optimistas, esto nos da mejores genes.

Ahora veamos, aprender a trabajar nuestras emociones desde el interior, que es lo más importante, aceptarlas, escucharlas y entender para qué están aquí nos ayudará a saber ¿qué debemos hacer para encauzar las situaciones?

Para ello es importante saber ¿qué beneficios o ganancias nos aporta la tan renombrada inteligencia emocional, la psicología positiva y mantener alineados nuestros valores fundamentales, sin olvidar que los tres métodos han sido respaldados por estudios científicos a lo largo de los años.

El que conoce lo exterior es erudito, el que se conoce a sí mismo es un sabio, el que conquista a los demás es poderoso, el que se conquista a sí mismo es invencible”

Lao-Tsé

¿Qué es inteligencia emocional?


La inteligencia emocional es la capacidad de comprender, utilizar y controlar nuestras emociones. … La IE nos ayuda a construir relaciones sólidas, tomar buenas decisiones, y hacer frente a situaciones difíciles.

Recordemos que las emociones son estados automáticos y complejos que se desatan en nuestro cuerpo y se adaptan al organismo para favorecer nuestra reacción ante un estímulo.… y lo más importante, son variaciones de nuestro estado de ánimo provocadas habitualmente por pensamientos, recuerdos, anhelos, pasiones, etc

Básicamente es lo que pienso, lo que siento y como me comporto, o cómo actúo. Ésta es la clave, si puedo canalizar lo que pienso y mirarlo desde un punto amable, lo que siento, o sea mis emociones serán más positivas y por lo tanto mi reacción será agradable o por lo menos más respetuosa hacia mí y hacia los demás.

Aquí es donde la I.E se da la mano con los valores fundamentales del individuo.

Nunca olvidaré mi certificación en coaching por valores de la mano de Toño Galan, excelente maestro en cuanto a coachingxvalores, yo lo recomiendo, y a las personas que no han hecho la certificación, les invito a dar el paso, la verdad fue muy revelador, el descubrir y entender qué era lo que a mí me faltaba, fue un encuentro conmigo misma, el reencontrarme con mis valores fundamentales y de ese momento en adelante mantener una congruencia en valores y conmigo misma; siempre digo y diré que hay un antes y un después de coachingxvalores.

Recordemos que los valores son el vínculo fundamental entre nuestras creencias y nuestro comportamiento; aquí se fusionan con la I.E, ya que, si mis valores están equilibrados, mis pensamientos y mi reacción será en congruencia con mis valores.

Si las creencias son declaraciones sobre la forma de cómo vemos el mundo, los valores son lo más importante que tenemos en la vida, lo que nos mueve, lo que nos hace dedicar nuestro tiempo, dinero, recursos y energía.

Recordemos que una parte fundamental para la gestión emocional es tener la capacidad de identificar y reconocer nuestras emociones y las de los demás, para después entender su función y poder mejorarlas correctamente. Así sabré que es lo que ocurre tanto en mi cuerpo, como en mi mente, para tener una mejor perspectiva de mis emociones, y así atenderlas, lo que me ayudará a ampliar mis herramientas en gestión emocional.

Una vez sé cómo gestionar y escuchar mis emociones, esto me ayuda a conectar con el momento presente, a verlo con más conciencia y a generar emociones positivas, aquí aparece la psicología positiva

La psicología positiva se encarga de estudiar las bases del bienestar psicológico y de la felicidad, así como de las fortalezas y virtudes humanas. La psicología positiva toma una perspectiva científica para estudiar lo que le da valor a la vida, y qué factores contribuyen para vivir una vida plena, reconociendo las particularidades que existen entre diferentes culturas.

Tradicionalmente, la psicología ha dedicado mucho esfuerzo a estudiar los aspectos negativos y patológicos del ser humano (ansiedad, estrés, depresión, etc.)

La psicología positiva complementa, sin la intención de reemplazar o ignorar, las áreas tradicionales de la psicología, ésta por el contrario se enfoca en el estudio de aspectos positivos, como la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, el bienestar psicológico (felicidad), la resiliencia, etc. Al enfatizar el estudio del desarrollo humano positivo, este campo ayuda a equilibrar otros enfoques del desarrollo del mismo.

Ahora es importante que recordemos que tenemos una responsabilidad personal, y ésta es vivir con alegría, ser feliz y estar en bienestar.

Hablemos de la alegría.

PIENSO

Es una emoción agradable que surge cuando hago o ocurre algo que pienso que es bueno para mí y me gusta.

SIENTO

Me provoca ganas de moverme, se me nota en la cara, se me entrecierra los ojos, sonrío, a veces me da risa o lloro de la emoción. Siento más seguridad y confío más en mi misma-o.

HAGO

Al sentirme más seguro de mi misma-o estoy contenta, tengo ganas de compartir, me siento más creativa. Soy capaz de aprender más, estoy más abierta a los demás y predispuesta a hacer cosas.

ACTIVIDAD FISIOLOGICA

Los efectos fisiológicos de la risa son similares a los que se tiene con un ejercicio aeróbico moderado (William Fry)

Incrementa la frecuencia cardiaca, incluso de la tensión muscular, lo cual aumenta la circulación sanguínea y esto a su vez limpia las paredes arteriales.

Disminuye la presencia de adrenalina en el flujo sanguíneo, con lo que se evitan los riesgos de presión arterial. Ayuda a disminuir el colesterol y la glucosa en sangre.

Provoca la relajación del tono muscular, con lo cual se alivian los dolores y facilita la reducción de los procesos inflamatorios.

Incremento en la frecuencia e intensidad respiratoria, lo que hace que se triplique la cantidad de aire inspirado, mejorando sosteniblemente la oxigenación de nuestro organismo.

Favorece el proceso digestivo al aumentar las contracciones a través del diafragma, músculos abdominales e intestinales. Ayuda a incrementar la flora intestinal.

LA QUÍMICA DE LA ALEGRIA

El cerebro, como comenté anteriormente, produce sustancias químicas cuando sentimos alegría

Dopamina. El centro del placer ya que regula la motivación y el deseo, siendo por ello precursora de adrenalina y noradrenalina, y hace que repitamos conductas que nos proporcionan beneficios o placer.

Serotonina. Actúa sobre las emociones y el estado de ánimo. Es la responsable del bienestar, genera optimismo, buen humor y sociabilidad.

La gaba (ácido gamma aminobutírico). Tiene la función de frenar los neurotransmisores excitantes que pueden llevarnos al estrés, gracias a la secreción de la gaba podemos tener calma, dormir bien y concentrarnos.

Endorfina. Son opiáceos naturales del organismo que pueden ser hasta 20 veces más potentes que los medicamentos contra el dolor que se venden en farmacias, ésta tiene un rol importante en la recuperación además de tener funciones esenciales para la salud como:

Promueve la calma

Crea un estado de bienestar

Mejora el humor

Reduce el dolor

Retrasan el proceso de envejecimiento

Potencian las funciones del sistema inmunitario.

Oxitocina. Es la hormona de la sociabilidad y la confianza, tiene la capacidad de producir empatía, Se segrega oxitocina en diversas situaciones de la vida social como: una conversación agradable, durante un masaje, una comida agradable, etc

PROCESOS COGNITIVOS IMPLICADOS

Aumento de autoestima y autoconfianza

Facilita la empatía, apareciendo conductas altruistas

Establece nexo de unión entre las personas favoreciendo a las relaciones interpersonales

Favorece el rendimiento cognitivo

Dota a las personas de sensaciones de vigorosidad, competencia, trascendencia y libertad entre otras muchas.

Creo que después de todo lo que hoy hemos aprendido de la alegría, ya entiende el por qué te digo que es saludable y necesario vivir nuestros días con alegría…

La alegría es el mejor remedio… ¿Tienes tú la receta?

Les quiero dar 13 recetas para que puedan utilizar en su día a día y puedan con ellas comenzar a vivir con alegría.

  • Receta 1 SACA TU LADO POSITIVO

Elimina palabras pesimistas de tu vocabulario, aprecia el lado positivo de las cosas

  • Receta 2 ACABA CON LAS COMPARACIONES NEFASTAS

Lo que era mejor en el pasado (aquellos tiempos)

Lo que hubiera podido lograr (no estuve tan lejos de conseguirlo)

Los que han tenido más éxito que yo (no tengo suerte)

  • Receta 3 PERSPECTIVA

Llena tu mente y tu corazón con pensamientos positivos y proactivos. Somos capaces en gran parte de nuestro sufrimiento, así que deberíamos de ser capaces de crear más alegría. Una perspectiva saludable constituye la base de la alegría y la felicidad.

  • Receta 4 HUMILDAD

Ver nuestras limitaciones y saber reconocerlas, pedir ayuda cuando la necesitamos.

  • Receta 5 SENTIDO DEL HUMOR

La risa y la broma son los mejores recursos, siempre de a mano de los valores.

  • Receta 6 ACEPTACION

Aceptarte, tú eres el único lugar donde puede iniciarse el cambio.

Todo lo que rechazamos nos somete y todo lo que aceptamos nos libera.

  • Receta 7 PERDONAR, LIBERARSE DEL PASADO

“Aferrarse al odio es como coger un carbón ardiente para tirárselo a alguien. Eres tú quien se quema”

  • Receta 8 EXPRESA TU GRATITUD

Cuando agradecemos estamos creando pensamientos positivos.

  • Receta 9 DA MUESTRA DE GENEROSIDAD

La generosidad es crucial para nuestra supervivencia. Los centros de recompensa de nuestro cerebro se iluminan con mayor intensidad cuando damos que cuando recibimos.

  • Receta 10 COMPASIÓN

Una mentalidad demasiado egocéntrica solo provoca sufrimiento. La compasión y el interés por el bienestar de los demás es la fuente de la felicidad.

  • Receta 11 DISFRUTA DEL MOMENTO

Saborea los pequeños placeres de la vida, disfruta del momento.

las pequeñas cosas hacen grandes los días.

  • Receta 12 QUERERTE A TI MISMO

Cuida de tu alimentación con una dieta balanceada, practica algún deporte y lee un poco cada día. Así cuidas de tu cuerpo, mente y alma.

  • Receta 13 VIVE EL HOY

Vive en el presente, en el momento, en el aquí y el ahora. El ayer ya pasó, y el mañana aún no ha llegado, así que disfruta de tu vida, comienza a vivirla en el hoy.

Mostrar más

Silvia Lilianna Méndez

España. Soy coach, lo que es para mí, el arte de trabajar con los demás para que ellos obtengan resultados fuera de lo común y mejoren su actuación. Asesora En el GRUPO ASV, donde centramos nuestro esfuerzo en ofrecer un servicio de apoyo a quienes han perdido a sus seres queridos, desde la honestidad, la profesionalidad y el respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Botón volver arriba