El MundoNoticias

La Iglesia Ortodoxa se posiciona en contra del primer crematorio de Grecia.

Todas las parroquias de la Iglesia Ortodoxa griega han recibido un folleto con el texto “el cuerpo de los muertos no es basura para reciclar”, con este contundente mensaje han querido dejar claro que no se acepta la cremación; ni el entierro de urnas, ni liturgias funerarias.

La Iglesia Ortodoxa ha reaccionado así a la reciente inauguración del primer crematorio en Grecia, el último país de la Unión Europea que todavía no contaba con incineradoras. La resistencia del clero ha sido feroz, por lo que el proyecto de abrir una incineradora se había postergado durante décadas.

La que se acaba de inaugurar hace dos meses en Ritsona, a 70 kilómetros de Atenas, es incluso privada porque, a pesar de que hay muchos municipios que lo tienen planeado desde que se aprobó la ley correspondiente en 2006, la presión de la jerarquía eclesiástica es muy fuerte.

“El entierro del cuerpo humano es lo natural y la Iglesia no tiene derecho a ir contra la naturaleza”, dice a Efe Serafím Dimitriu, sacerdote de una parroquia de Atenas. Para él las cosas son muy sencillas: el cuerpo de Jesús fue enterrado y eso es lo que debe ocurrir con todo cristiano que muere.

Por eso, las urnas no tienen cabida en un cementerio ortodoxo. La ley, sin embargo, no lo impide, porque los camposantos están bajo responsabilidad de los municipios. El Patriarcado de Constantinopla, la máxima instancia de la Iglesia ortodoxa, no solo acepta la cremación, sino incluso ha modificado ligeramente la liturgia funeraria para incluir a las personas que hayan optado por ella, explica este profesor.

A pesar de la iglesia, sigue el interés por las cremaciones lo cuenta Andonis Alakiotis, fundador de la Sociedad Griega de Cremación (EKA), una asociación que durante 23 años ha llevado, con paciencia y perseverancia, una campaña para que se legalice en Grecia la creación de crematorios.

“Conozco a gente que quería ser incinerada, pero cuyos familiares no respetaron su voluntad, por miedo a ser estigmatizados”, explica Alakiotis. quien también confía en que el funcionamiento del centro en Ritsona contribuirá a incrementar el número de cremaciones. Para que la incineradora sea rentable debe haber al menos 1.200 al año. Gajes del negocio privado.

“Nadie puede acusar al Patriarca de hereje”, asevera Aryirópulos y añade que, en toda Europa, con la excepción de Grecia, los ortodoxos tienen la opción entre el entierro y la cremación.

Fuente: El Funerario Digital.

Mostrar más

América Exequial Lat

Nuestro centro de información, tiene su sede central en Bogotá - Colombia y cuenta con una extensa red de corresponsales y columnistas en toda Latam, EEUU y España. Esto, nos posiciona como una plataforma digital única para el sector funerario, entregando noticias y acontecimientos locales con visión global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba