Interés GeneralNoticias

La importancia de la administración privada en los cementerios públicos.

La administración de los cementerios debe ser una prioridad de los municipios, incluso por ley, sin embargo, se ve que, en la mayoría de las ciudades, la gestión se considera un «problema» para el poder público y aún mayor, para la población en general.

Los municipios son responsables de administrar y conservar la mayoría de los cementerios y deben hacerlo con dedicación y respeto por el dolor de las familias de los ciudadanos. Se da a la luz que la mayoría de los políticos, ya sea en campaña electoral o después de las elecciones, ni siquiera recuerdan que su ciudad posee uno o más cementerios dispersos, abandonados, abarrotados, olvidados y a merced de actos de vandalismo que solo muestran falta de respeto a la memoria de los muertos.

La razón de este olvido es simple, porque los cementerios no plantean votos, hablan de la muerte y la certeza de nuestra finitud durante la campaña electoral sería un desastre importante. Además, los cementerios públicos están a cargo de uno de los departamentos del municipio, ya sea por temas de obras, acción social u otros y, mensualmente, presentan sólo un resultado al jefe ejecutivo, el alto costo con personal, obras y conservación (cuando los hay).

Ahora, si el ejecutivo ve que una parte de los recursos que podrían ser dirigidos a la educación, la seguridad o el bienestar (que generan votos), se están enviando a un lugar de dolor, sufrimiento y que nadie piensa (antes de necesitar), obviamente la acción inmediata es disminuir costes y personal, de ahí el círculo vicioso en la gestión de los cementerios públicos, porque generan pérdidas para la ciudad, se cesan los costes y las inversiones y se instalan el abandono y el hacinamiento.

Tenga en cuenta que, en su amplia mayoría, el gobierno apenas puede gestionar actividades básicas como la educación y la salud, imaginar la gestión y administración de cementerios, que es extremadamente peculiar y específica. Es hora de desligarse de esta discapacidad, prejuicio, negligencia y falta de visibilidad electoral. tenemos el escenario ideal para la iniciativa privada para hacer lo que mejor sabe, con éxito y provecho.

En varias partes del mundo, la iniciativa privada muestra que, la gestión de cementerios y actividades relacionadas con el duelo, puede ser respetuosa, saludable y extremadamente rentable, ofreciendo, servicios funerarios dignos, capillas para dar la bienvenida, infraestructura completa con aparcamientos, aseos y comida. Un paisaje reconfortante, ya sea en empresas verticales o parques, ceremonias de despedida personalizadas, emocionantes y atentas a los diversos credos. Además, de otras opciones para satisfacer la última voluntad de quienes partieron, a través del entierro, la cremación, la bio cremación o la moderna e innovadora reducción orgánica natural, por no hablar de las opciones de recuerdos físicos para los que permanecieron, como la fabricación de diamantes, joyas, urnas y guardias ADN.

Veo que la concesión de esta actividad a la iniciativa privada, no es la mejor, si no la única salida para que la población tenga un servicio de calidad, respeto y de acceso para todas las clases sociales.

Desde el punto de vista del gobierno, sería una forma de deshacerse de un problema, incluida la falta de espacios de entierro (sorprendentemente, esto sucede mucho), para convertir un servicio malo, inhumano, irrespetuoso y costoso a las arcas públicas. Es una fuente fabulosa de ingresos para los municipios, ya sea recaudando impuestos y / o pagando la concesión.

Desde el punto de vista de la población, los beneficios son aún mayores porque además de tener un servicio superior, el respeto por la dignidad y la memoria de los muertos sería honrado permanentemente y la historia y el legado de varias familias se preservarían por generaciones futuras.

Mostrar más

Vinícius Chaves de Mello

Brasil. Soy Licenciado en Gestión Financiera, con Postgrado en Gestión y Planificación de Empresas y MBA en Gestión de Empresas. Me especializo en la elaboración y seguimiento de la implementación de planes estratégicos y operativos en todas las áreas de la empresa, con el objetivo de asegurar su desarrollo, crecimiento y continuidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba