NoticiasTendencias & Mercados

Las unidades de duelo como extensión del servicio funerario.

Saber que la labor de la funeraria no concluye con llevar el cadáver al panteón, comprender que los dolientes deben recibir a través del debido acompañamiento herramientas para la elaboración y recuperación de su Duelo, se convierte hoy en la premisa de la humanización de la industria de la muerte.

La debida elaboración del Duelo es fundamental para quienes pierden un ser querido, y quienes nos dedicamos a la atención de los servicios funerarios somos los llamados a generar programas que permitan la facilitación del proceso. El médico Gómez Sancho señala: «la pérdida no está forzosamente ligada a la muerte que, sin embargo, constituye el paradigma del Duelo. La muerte imprime al duelo un carácter particular en razón de su radicalidad, de su irreversibilidad, de su universalidad y de su implacabilidad. Una separación no mortal deja siempre abierta la esperanza del reencuentro».

Las Unidades de Duelo en las funerarias son una extensión del servicio, un área a enmarcar dentro de los programas de servicio a la comunidad, con el propósito de ampliar su presencia de marca y de servicio, a través del apoyo y orientación que se puede brindar a los dolientes, con conferencias, estrategias metodológicas, material impreso, atención personalizada; interacción de grupos de apoyo desde donde se generan los espacios para compartir experiencias, emociones, vivencias, evitar el aislamiento, fomentar el apoyo entre personas que están pasando por una situación similar, normalizando lo que se está viviendo y facilitando un duelo normal.

Las Unidades de Duelo en Funeraria surgieron como respuesta a la necesidad de orientar y acompañar a quienes viven la difícil situación de afrontar la muerte de un ser querido, por tanto promueven la recuperación de las personas y generan cultura de Duelo en la comunidad en general.

El trabajo inicia con una conferencia básica informativa, donde se explica las generalidades del Duelo, se orienta sobre el proceso y se ofrece un espacio para aclarar dudas, luego viene la atención individual o de cada familia, y, la participación en los grupos de apoyo, que según la condición se clasifican entre el de niños y adultos por pérdidas específicas. Por lo que están: el duelo anticipado, padres que han perdido hijos, viudos, personas que han perdido seres queridos por suicidio, muerte perinatal, niños en duelo y grupos mixtos que se realizan periódicamente y ofrecen un espacio para la expresión de sentimientos, emociones y pensamientos con otras personas que viven la misma situación y permiten identificarse, compartir estrategias, facilitar la comunicación y el trabajo del duelo. 

Desde las Unidades de Duelo también hay espacio para actividades de tipo ocupacional como manualidades, pintura, artes, favoreciendo la recuperación.

La retribución está en la recuperación de una función propia del ejercicio funerario, una oportunidad de rehabilitación del buen nombre y buen hacer de la profesión, la aplicación de los principios del mercadeo social, publicidad voz a voz, generación de marca y otros beneficios.

Mostrar más

Yaneth Rubio Pinilla

Directora Académica. Soy psicóloga social con posgrado en salud mental, procesos culturales e intervenciones psicológicas con inmigrantes, minorías y excluidos sociales. Soy tanatóloga, coaching ontológico, coaching organizacional, PNL, entrenada en terapia sistémica, comunicación no violenta e inteligencia emocional. Formadora de facilitadores en acompañamiento en Duelo, para quienes han sufrido pérdidas significativas, incentivando la vivencia de un proceso sano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba