Cultura & Patrimonio

El patrimonio funerario.

El patrimonio se define como el legado y sus contextos materiales e inmateriales que recibimos del pasado.  No es un legado si no hay un presente que lo valore y lo sienta como tal desde la sociedad en que se inserta. Se nutre de las prácticas sociales y comunitarias, especialmente de aquellas que vinculan al ser humano con su existencia. son dos caras de una misma moneda:  la vida y la muerte. Los cementerios, panteones rurales y lugares de memoria, ocupan un lugar destacado en esta unidad y son un recurso que aporta una nueva mirada a nuestro patrimonio

PorquéhablamosdepatrimonioFunerario

Nuestros conocimientos históricos o arqueológicos surgen, en variados casos, de investigar tumbas y sepulcros que nos cuentan de sus tiempos, de vidas y costumbres, de formas representativas de ritos y creencias, del pasado a la eternidad. En el caso de las necrópolis, siempre estuvieron dentro de los elementos de las listas de Unesco destacados como Patrimonio de la Humanidad. Un breve repaso de algunos de ellos nos lleva a ejemplos conocidos: las pirámides faraónicas en Egipto, el Taj Mahal en Agra o el ritual diario en el río Ganges de incineración de los cuerpos (ambos en India), la sepultura descubierta del Señor de Sipán en el Perú prehispánico o “cerritos de indios” en Uruguay. Todos ellos constituyen un pasado que nos llega desde su función como túmulo funerario, pero que incluye una gran carga simbólica de las culturas y sus formas de trasmitir sus múltiples visiones sobre su existencia, así como la concepción de que esa existencia tendrá un fin. Son una forma de manifestar esa trascendencia en el tiempo, elementos que ha creado la humanidad para dar respuestas a esta duda que la envuelve desde sus inicios: el creer en un más allá, el inframundo y sus dioses o preguntarse qué sigue luego de la vida.  Esas creencias, desde los primeros tiempos de nuestra presencia y toma de conciencia de la fragilidad de la vida, se han materializado en monumentos –piedras elevadas, excavaciones tumulares para fardos funerarios y construcciones específicas en cuevas, hasta fabulosos complejos arquitectónicos y en formas muy amplias de imágenes simbólicas. En lo inmaterial, los sentimientos y esperanzas de descubrir o acercarse al sentido de la existencia se trasformaron en ritos y religiones, en mitos y en un amplio con­ tenido de narrativas sobre el origen del hombre y el destino del alma más allá de la muerte.

Cuando hablamos de los cementerios, surgen visiones renovadas sobre qué valor tienen o qué contenido nos pueden aportar desde una lectura patrimonial. La respuesta viene por partes, pues somos el resultado de una construcción colectiva, en un espacio y en el tiempo, donde el comienzo está en la vida, el lenguaje de comunicación y expresiones de cada ser humano que nos precedió. Desde la visión actual, es válido preguntarse ¿para quién estamos creando un abordaje diferente de algo que es tan cercano en nuestra vida? Toda construcción cultural es el resultado de un colectivo que va dejando su huella en el tiempo y para los que hoy vivimos; ese mensaje nos une con el pasado sin atarnos a él, sino devolviendo a la comunidad sus valores, como una lectura que vuelve con un gran abanico de elementos materiales e inmateriales.

En el lenguaje cotidiano, expresamos una serie de términos que son de este campo: tumba, sepulcro, exequias, exhumaciones, enterramiento, cenotafio, ataúd, etc., sin observar la riqueza de los conceptos culturales que nos devuelven cada uno de ellos. Hablamos de “mausoleos” como una magnífica obra artística, desconociendo que este término se toma del sepulcro para el cuerpo del rey Mausolo de Halicarnaso, hace 2400 años, que por la magnificencia de su gran monumento funerario fue un ejemplo para la antigüedad; belleza y dimensión de cómo se expresó el sentir de esa pérdida y se trasformó en una palabra que resume toda construcción funeraria destacada por sus cualidades artísticas y gran espacialidad.

Mostrar más

Eduardo Montemuino

Uruguay. Soy Arquitecto, Gestor Cultural, periodista en patrimonio, integrante de la Red Iberoamericana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales, Coordinador de la Red Uruguaya de Cementerios y Sitios Patrimoniales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba