Tendencias & Mercados

Servicios funerarios: renovarse y digitalizarse o morir.

La aparición de startups que innovan en un sector todavía muy tradicional, hace ver a las empresas funerarias la necesidad de transformarse digitalmente. Les dejamos aquí este interesante artículo sobre este tipo de tecnologías, las cuales algunas de ellas ya están disponibles en América Latina.

Cenizas solidificadas que se convierten en una pieza de diseño, extracción del ADN de los difuntos, creación de diamantes a partir de cabellos, envío de cenizas a la estratosfera o una red social para recordar al difunto. Los servicios funerarios siempre han sido un sector muy tradicional y que le ha costado subirse al tren de la innovación, pero la aparición de startups que están transformando el sector, está provocando un cambio de mentalidad en las grandes funerarias. «Todavía les falta acabar de ver que la tecnología da ventajas competitivas y que se están perdiendo una serie de oportunidades por no haber hecho este paso tecnológico», señala el CEO y cofundador de AlifeJordi Martínez. Los servicios funerarios tienen que renovarse y digitalizarse o morir.

«El sector es bastante lento a la hora de adaptarse a la transformación digital», añade Martínez. Una afirmación con la cual coincide Iñigo Zurita, fundador de Omneo: – «Estamos ante un sector muy tradicional, pero porque el Estado español también lo es». En este sentido, Martínez señala que el mercado norteamericano va un paso por delante, son más valientes, innovar e introducir nuevas soluciones forma parte de su día a día, mientras que, en Europa, y especialmente en los servicios funerarios, todavía cuesta.

Sin embargo, la aparición de startups que están arriesgando para hacer llegar la digitalización a este sector está empezando a tener un cierto impacto. – «El talento está en la gente joven y en las startups, y tenemos que ayudar a hacer que estas buenas ideas fluyan hacia una realidad de mercado», señala Fernando Sánchez, director de comunicación y relaciones institucionales de Mémora, empresa de servicios funerarios con más de 100 años operando en Barcelona.

Una de estas startups innovadoras es 7, que en tres años cuenta con un millón de usuarios y trabaja con los mayores operadores funerarios españoles, como Grupo Funeraria Vascongada, Grupo ASV o PFB. Se trata de una red social que permite compartir con familiares y amigos los recuerdos de una persona que ha fallecido, además de ofrecer información del tanatorio o la ceremonia. «Lo que nos diferencia de otras empresas es que todas se han centrado siempre en cubrir la necesidad humana de recordar. Nosotros, en cambio, nos hemos enfocado en la de compartir recuerdos, puesto que el hecho de compartir nos puede ayudar a superar la pérdida de una persona», explica Martínez.

Una solución que ya ha llegado a países como México, los Estados Unidos, Italia, Alemania, Inglaterra o Polonia, además de España, y que otorga a las funerarias la posibilidad de disponer de mucha información sobre sus clientes gracias al hecho de que recoge las valoraciones y sugerencias de los asistentes a la ceremonia.

Cenizas que se convierten en una obra de arte

Omneo es otra empresa emergente que ha sabido aprovechar las nuevas tecnologías para dar un nuevo servicio a las funerarias. La startup nació hace seis años cuando Bruno Mezcua, que proviene de una familia de funerarios de Madrid desde hace tres generaciones, tuvo la idea de presentar las cenizas de una forma diferente e innovadora. Se trata de una pieza con las cenizas compactadas y solidificadas para su perfecta conservación. Además, con tecnología NFC, se puede pasar el móvil por delante el producto y entrar automáticamente en un espacio virtual en el cual almacenar los recuerdos -fotografíes, vídeos, mensajes…- de aquella persona que ha muerto.

La empresa, que tiene patentado su producto en Europa y en los Estados Unidos, lo comercializa en ambos territorios a través de las funerarias y ahora también están entrando en el mercado de las aseguradoras.

Y es que los índices de incineración en Barcelona, según Sánchez, se sitúan ya alrededor del 55%, mientras que en el resto del Estado español la media se encuentra en un 34% y en el norte de Europa, en el 70%. Ahora bien, la incineración hace que se pierda la huella genética de una persona, por lo cual Mémora ha introducido un nuevo servicio de extracción del ADN de los difuntos.

Planificación de la muerte en vida

Para Mémora, la gran innovación del sector y en la cual la empresa lleva trabajando ya desde hace unos años es la planificación de los servicios funerarios en vida, con el proyecto Electium. «Las personas mayores hasta ahora tenían dos opciones: no hacer nada y que fuera la familia la encargada de pagar y decidir todos los detalles de los servicios funerarios cuando llegara el momento, o contratar un seguro de decesos», explica el director de Electium, Christian Gimeno. «Nosotros lo que ofrecemos es que la persona grande que se empieza a preocupar para dejar según qué temas cerrados antes de la muerte, pueda planificar todo el servicio en vida», añade. Y para Gimeno, esta es una de las grandes innovaciones en el Estado español, a diferencia otros países como los Estados Unidos, Francia, el Reino Unido o los países nórdicos, donde «prácticamente el 60-70% de la población a partir de los 60 años ya tiene todo el servicio funerario cubierto».

En este sentido, para Mémora «el gran deber pendiente del sector es trasladar el momento de decisión de un servicio funerario 10 años antes y que no sean los familiares del difunto quienes se encarguen de contratar todo el servicio sino la persona mayor antes de su muerte».

La personalización total del servicio funerario

«Cada vez hay más empresas que han creado plataformas para recordar a las personas que han fallecido y están teniendo un cierto impacto en las funerarias», señala Zurita. Sin embargo, todavía queda mucho camino para recorrer y, según el fundador de Omneo, «el sector va hacia la personalización total». En este punto coincide Sánchez, quien señala que «hoy en día las personas lo queremos personalizar todo, desde nuestro móvil, nuestro coche, nuestro viaje… y por qué no el último gran tributo a una persona querida». Ahora bien, en un sector muy conservador y con una demanda poco conocida de lo que quieren los clientes, «nos tenemos que ir avanzando y sacar experiencias de otros sectores para innovar», añade Sánchez.

Zurita (Omneo): «El sector va hacia la personalización total de los servicios funerarios»

Martínez considera que la innovación ha costado de arraigar tanto por los propios intereses de las grandes funerarias como por la parte tradicional y emocional del sector. «Pero lo que tienen que hacer es ir viendo poco a poco lo que están haciendo otras empresas que están dando pasos hacia la digitalización, y esto les dará seguridad para innovar posteriormente», añade el CEO de Alife. En este sentido, Zurita apunta que «desde hace años estamos viendo funerarias más profesionalizadas y más abiertas al cambio, sobre todo si les estás dando un producto con el cual pueden ganar más dinero y financieramente les sale más rentable».

Empresas funerarias más profesionalizadas, cambio generacional y más competencia y necesidad de diferenciarse. Un mix que lleva a la innovación para no morir.

por Paula Amer – Tomado de Viaempresa – Barcelona

Mostrar más

América Exequial Lat

Nuestro centro de información, tiene su sede central en Bogotá - Colombia y cuenta con una extensa red de corresponsales y columnistas en toda Latam, EEUU y España. Esto, nos posiciona como una plataforma digital única para el sector funerario, entregando noticias y acontecimientos locales con visión global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba