Latam

Tanatopraxia en México, una visión desde lo sanitario.

Tanatopraxia, quien la realiza, debe de ser consciente de lo que es y a lo que se va enfrentar; desde estudiar y con quien, porque se dan muchos casos, quizás por morbo o curiosidad y no por convicción, que las personas optan por esta profesión. 

He escuchado decir,» tengo curiosidad, me interesa estudiar, pero no sé si es lo mío, es más, alguien que me enseñe para saber si realmente me gustará «.

Desde ahí ya existe la duda, y solo es por curiosidad y no por el que desea ser tanatopractor.

La muerte en sí genera muchas preguntas en su entorno, pero realmente es algo que la persona tiene que pensar antes de optar por esta profesión y ser consciente que no es un trabajo fácil. En primera, tendrá que manejar sus emociones y sentimientos perfectamente, por qué si los mezcla no podrá trabajar en ello, más no quiere decir que sea insensible por qué somos personas empáticas y sensibles ante el dolor, pero en ese momento tenemos que hacer un buen trabajo y que el cadáver que estamos manipulando, quede lo mejor presentado posible y con una apariencia tranquila para sus familiares.

Sabrá que se enfrentará a recién nacidos, niños, adolescentes, adultos y personas que han muerto en hechos violentos y que no debe de tomarse nada de manera personal por qué le afectará psicológicamente y será difícil el seguir.

Las salas de embalsamar en las que ejerza su profesión, deben estar equipadas, con todo lo necesario e indispensable para poder trabajar, es decir un lugar amplio con una mesa de acero inoxidable, iluminación, ventilación, instrumentos e insumos de calidad, y dónde el tanatopractor se adaptará y se las ingeniará en base a sus conocimientos para poder hacer un buen trabajo. El tiempo es indispensable para poder lograrlo.

En México, aún se emplea la tanatopraxia en domicilios que si bien no está permitida tampoco es castigada por las autoridades competentes. Estas prácticas, no son las mejores formas de ejercer la profesión, por qué se debe de cuidar la salud pública y la salud del tanatopractor y jamás se comparará una sala de embalsamar, legalmente instalada, en hacerlo en algún domicilio sin las medidas de bioseguridad.

Toda persona se debe tratar con respeto, dignidad y consideración como lo establece ARTÍCULO 346 de la Ley General de Salud de México: Los cadáveres no pueden ser objeto de propiedad y siempre serán tratados con respeto, dignidad y consideración.

La presente Ley en el Artículo 1º., reglamenta el derecho a la protección de la salud que tiene toda persona en los términos del artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y establece las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general. Es de aplicación en toda la República y sus disposiciones son de orden público e interés social.

Muchos tanatopractores bajan la guardia ante las medidas de bioseguridad ya que no usan sus pijamas quirúrgicos, cubre bocas, guantes de preferencia de nitrilo, gorros, cubre zapatos, mascarillas de oxígeno y mandiles de plástico. Esto se debe, a que están tan acostumbrados a utilizar ropa formal, o hasta llegar a tocar el cadáver sin guantes, y de ahí sin darse cuenta tallarse sus ojos o cara, ya que están expuestos a enfermedades y riesgos infecto contagiosos como casos con cuerpos con (VIH, Hepatitis C, tuberculosis, etc.).

Por lo que, deberán tener todas sus vacunas es de suma importancia como Hepatitis, tétanos, tuberculosis, influenza, etc. 

Utilizar y desechar los fluidos y materiales en los contenedores de RPBI, ya que de acuerdo con la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 sobre el manejo de RPBI, para que un residuo sea considerado RPBI debe de contener agentes biológicos e infecciosos.

Es nuestra responsabilidad cuidar nuestra salud y a nuestros seres queridos, porque aunque la profesión pareciera inofensiva, no se debe de tomar a la ligera.

«Todo lo que siempre quise fue acercarme y tocar a otro ser humano no solo con mis manos sino con mi corazón.” Tahereh Mafi

Mostrar más

Macarena López

México. Soy embalsamadora, me formé en FIE (Formación Integral para Embalsamadores), avalado por la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional. He desempeñado labores en varias empresas del sector funerario de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba